Chi Kung

Quizás en nuestro país el Chi Kung todavía no es una disciplina muy conocida, sin embargo, estamos hablando de una de las cinco ramas que tiene la medicina en China y que forma parte del proceso terapéutico habitual en los centros sanitarios.

¿Qué es el Chi Kung?

El Chi Kung, también conocido como Qi Gong, es una práctica corporal formada por movimientos físicos suaves, ejercicios respiratorios y de concentración mental que surgió hace más de 4.000 años en China, con la finalidad de fortalecer al organismo a nivel mental, físico y espiritual.

Etimológicamente, Chi es la energía vital de todos los elementos de la naturaleza, incluida la de los seres humanos y que llena el universo, es causa de la vida y el movimiento. Kung hace referencia al trabajo constante y a la habilidad adquirida tras un periodo de tiempo, lo que podríamos traducir como “esfuerzo”. Por tanto, Chi Kung se puede traducir como el cultivo, estudio y práctica de la movilización consciente de la energía interior por el cuerpo.

También existen otras definiciones, que son más antiguas, en las que se traduce como “Sin Fuego”. Esto hace referencia a una mayor calidad de la Energía Agua, y disminuyendo la de menos calidad que es la Energía Fuego. Hay que recordar que la Medicina Tradicional China se basa en 5 elementos o el Yin Yang (Fuego, Metal, Agua, Madera y Tierra)

Esta técnica está integrada dentro de la Medicina Tradicional China desde hace unos 2.000 años cuando la introdujo el emperador Huang Ti. El Chi Kung es un arte terapéutico que se utiliza para mantener la salud, aumentar la vitalidad y curar o prevenir enfermedades.

Un error muy habitual es confundir esta disciplina con el Tai Chi y pensar que para personas mayores. Quizás sea por su origen oriental o porque ambas tiene la palabra Chi y tienen una base de movimientos parecido pero en la práctica no se parecen en nada.

El Chi Kung no es solo una disciplina, es una forma de comprender el mundo que permite alcanzar un mayor nivel de felicidad, sentirse más sano, cuando se enferma entender el porqué y cómo paliarlo. Además ayuda a sentirse más unido con el entorno.

El objetivo final del Chi Kung es la longevidad, vivir sano todo el tiempo que sea posible. La vejez en occidente se asocia a la enfermedad, sin embargo, en oriente cumplir años significa mejorar, ganar experiencia, sabiduría y tiempo para encontrar el sentido de la vida.

Beneficios del Chi Kung

Según numerosos expertos y profesionales, la práctica de manera habitual de Chi Kung reporta numerosos beneficios a nuestro cuerpo. La base de las ventajas se encuentra, sobre todo, en el hecho de que seremos capaces de controlar nuestra respiración, haciéndola de una forma consciente. Cuando hacemos una respiración controlada, nos oxigenamos de manera adecuada, activando la circulación sanguínea, y además,  conseguimos que nuestra mente y nuestro cuerpo estén más relajados y con un mayor equilibrio interior.

En lo que refiere al sistema circulatorio, el Chi Kung reduce las pulsaciones del corazón y mejora el bombeo sanguíneo. Esto hace que se mejoren las funciones de los diferentes órganos como, por ejemplo, los que componen el sistema endocrino o el aparato digestivo (lo que favorece al proceso metabólico y a las digestiones).

Otro de los beneficios es que esta práctica también tiene una influencia directa sobre el sistema nervioso e inmunológico, en este último caso lo refuerza. Además ayuda a prevenir la osteoporosis, al fortalecer a los huesos, así como a la elasticidad de los músculos y tendones.

Si adaptamos los movimientos a nuestra capacidad física y nuestra condición de salud, el Chi Kung no tiene por que tener efectos perjudiciales. Además de los beneficios ya mencionados, nos enseña a enfocar de forma positiva aquellas situaciones o pensamientos que nos puede desgastar, y que pueden llegar a afectar a nuestra mente y nuestro cuerpo.

A pesar de todos los beneficios que hemos visto, es cierto que hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones antes de empezar a practicarlo. Algunas de las contraindicaciones son:

  • No se recomienda practicarlo después de comer porque puede alterar el proceso de la digestión, al igual que tampoco se debe hacerlo con el estómago vacío. El momento ideal es una hora después de comer aproximadamente.
  • Para las mujeres se recomienda evitar el Chi Kung durante los días de la menstruación o hacerlo sentada o tumbada. Si lo haces se recomienda los movimientos más suaves.
  • Tampoco se debe hacer los días en los que nos encontremos muy fatigados, ya que en esas ocasiones nos podemos limitar al hacer la respiración de manera consciente.
  • Por último, está contraindicado para personas que padecen de algún tipo de enfermedad degenerativa.

Ejercicios básicos de Chi Kung

Para poder hacer Chi Kung se requiere un guía especializado en este tipo de terapia, aunque si ya se lleva un tiempo y se domina se puede realizar por nuestra cuenta. También se puede practicar de manera individual junto con el monitor o junto a un grupo de personas. Para alcanzar un mayor grado de concentración en los ejercicios, se puede usar en las sesiones música Chi Kung.

Si se tiene un nivel principiante y es la primera vez que se hace la técnica, lo más recomendable es que estés solo con el profesional o vayas a clases en la que los grupos sean lo más pequeños posibles y el nivel de los miembros sea lo más similar posible.

Los ejercicios de Chi Kung se pueden hacer por parte de niños desde los 9 o 10 años porque es a partir de esta edad cuando se empieza a controlar el proceso de concentración de manera consciente.

Para iniciarnos, vamos a ver tres ejercicios básicos de Chi Kung que puede realizar cualquier persona:

  • Sedación: Inhala por la nariz, levanta los brazos a lo largo del cuerpo y hasta que lleguen a la parte superior de la cabeza. Exhala por la boca mientras se bajan los brazos dirigiéndolos hacia delante. Al tiempo que se bajan los brazos, se siente como se relaja tu cuerpo.
  • Estiramiento: Primero inspira por la nariz, al tiempo que se estiran los brazos en dirección al cielo mientras nos inclinamos un poco hacia atrás para estirar las rodillas y la columna. A continuación, espira por la boca y dobla el cuerpo hacia delante, dejando que los brazos, piernas y espalda se vayan relajando.
  • Tonificación: Estando de pie, levantamos los brazos al tiempo que se inhala por la nariz y se estiran las piernas. Posteriormente separa los brazos y ve bajándolos mientras exhalas el aire por la boca y vas doblando las rodillas. Importante mantener la espalda recta durante todo el ejercicio.

Si estás buscando clases de Chi Kung en Madrid, en nuestras instalaciones encontrarás a profesionales cualificados que te ayudará en la práctica de esta disciplina.

Testimonios de Chi Kung con Eva Trota

Horario:
Martes y jueves de 19.30 a 20.30h
Precio:
1 día 47€
2 dias 67€
Profesor: Eva Trota

GRUPOS REDUCIDOS

ATENCIÓN INDIVIDUALIZADA

Sólo hay que ver a Eva, su forma de moverse, su forma de explicar, su atención…Sí además tienes la suerte de recibir una clase suya ¡es todavía mejor! Gran persona, investigadora y trabajadora, siempre dispuesta a aprender para hacerlo mejor. Hace lo difícil fácil, lo que enseña y transmite permite una transformación silenciosa, un rato muy agradable y un despertar cuerpo- mente, práctico y aplicable al día a día, UN REGALO INCALCULABLE PARA LA SALUD Y EL BIENESTAR GLOBAL.Gracias Eva, buen trabajo, sigue, no pares, ¡el mundo te necesita!Directora de la Escuela Holística. Herramientas de transformación, Experta en consciencia corporal.
Pepa Moya